La importancia de elegir correctamente los azulejos del hogar

Cuando hablamos de decoración de interiores solemos hacer referencia a muebles, objetos decorativos o iluminación. Sin embargo, la apariencia de las paredes o el suelo son determinantes a la hora de marcar el estilo de un hogar y, de hecho, los demás elementos dependen de ellos.

A la hora de revestir los cimientos del hogar, los azulejos siguen siendo una de las apuestas más demandadas por los amantes de la decoración. Las razones son variadas, pero entre las principales se encuentran la multitud de estilos, la oportunidad de su precio y, sobre todo, la facilidad para conservar y limpiar suelos y pareces con azulejos.

La importancia de elegir correctamente los azulejos del hogar

Tipos de azulejos

Para empezar, es importante tener en cuenta que existen muchos tipos de azulejos para colocar en nuestro hogar. Por ejemplo, en esta tienda online de azulejos puedes encontrar tamaños, colores y estilos diversos, los cuales van desde la modernidad absoluta hasta el estilo más vintage y tradicional.

En lo que a materiales se refiere, podemos encontrar azulejos con precios muy diversos:

  • Azulejos de cerámica: son los más conocidos y económicos. Suelen utilizarse en cocinas y baños y se caracterizan por su facilidad de limpieza.
  • Azulejos de porcelana: su aspecto es muy parecido a los de cerámica. Sin embargo, la porcelana es un material más sofisticado y su precio es más elevado. Los diseños de los azulejos de porcelana suelen ser más trabajados que los de cerámica.
  • Azulejos de piedra: son especialmente utilizados en ciertas zonas rurales. Se trata de azulejos fabricados a base de pizarra o mármol, entre otros. Su aspecto es realmente bonito, aunque debemos tener presente el estilo general de la vivienda.
  • Azulejos de vidrio: su demanda se ha incrementado en los últimos años debido al acabado tan trabajado que dejan. Su precio es bastante elevado, aunque se conservan durante muchos años y se limpian con gran facilidad.
  • Existen otros azulejos fabricados a base de corcho, gres porcelánico o barro cocido, por ejemplo.

Además, independientemente del material utilizado, existen diversos estilos que intentan imitar lo rústico o lo moderno, lo sencillo o lo artístico.

Colocación de los azulejos

Ahora que conocemos los materiales y estilos existentes, ha llegado el momento de preguntarse dónde podemos colocar azulejos en nuestro hogar. En general, dos son las estancias principales en las que los azulejos se utilizan: el baño y la cocina.

Cocina con azulejos

La cocina es una de las estancias en las que más tiempo pasamos. Asimismo, es un lugar que tiende a ensuciarse de manera constante y, por ende, a estropearse. Por ello, la utilización de azulejos era común ya en la antigüedad, ya que permitía limpiar de manera fácil y rápida los espacios sin dejar manchas duraderas.

Los azulejos suelen utilizarse para revestir suelos o paredes. No obstante, algunos decoradores apuestan por utilizar azulejos en algunas paredes de la cocina, como aquellas en las que se prepara la comida y se sitúa la campana de absorción.

Asimismo, es posible combinar distintos tipos de azulejos, cambiando los colores en la cocina o utilizando los azulejos del suelo en un único punto del espacio. Por ejemplo, podemos apostar por azulejos de cerámica para la zona en la que cocinamos y cambiar la textura del suelo en el punto en el que ubiquemos la mesa y las sillas.

Baño con azulejos

Si de limpieza hablamos, el baño es un rincón en el que se acumulan gran cantidad de bacterias. Por ello, los azulejos son un gran aliado para luchar contra estos puntos de suciedad.

A diferencia de la cocina, el baño suele ser un espacio reducido, por lo que los azulejos se adaptan a esta circunstancia. Algunas viviendas optan por utilizar un único azulejo blanco para dar amplitud al espacio. Otras combinan azulejos de ciertos colores, como verdes, para transmitir calidez a un espacio bastante olvidado en la decoración.

Trucos para colocar y combinar azulejos

Si bien es cierto que los azulejos suelen utilizarse en baños y cocinas, cada vivienda es un mundo en el que están presentes los gustos personales de sus habitantes. Y es que en la decoración no existen normas o reglas irrompibles, sino que, por el contrario, cualquier alternativa es posible siempre y cuando combine con el resto de la vivienda.

  1. Gama cromática

A la hora de seleccionar los azulejos, los especialistas recomiendan tener presente la gama cromática de la estancia y el toque que queremos aportar al hogar. Por ejemplo, seleccionar azulejos coloridos y vivos es perfecto en espacios en los que apenas contamos con elementos decorativos, como baños. Sin embargo, puede sobrecargar el espacio si disponemos de muchos elementos, como ocurre en la cocina.

  1. Colocación y acabado

El estado final de los azulejos depende de varios elementos, desde su colocación hasta el color de las juntas. Ten presente que no es lo mismo ver un azulejo de manera aislada que colocado y distribuido por toda una habitación.

  1. Combinación

Jugar con diferentes azulejos es una manera sencilla de cambiar la total apariencia de una estancia que antes no nos gustaba. Así, no puedes olvidar los dos trucos anteriores. Juega con azulejos que combinen cromáticamente y no se vean sobrecargados.